Final del día, el nuevo libro de Frank Castell

domingo, noviembre 11, 2012
0 comentarios


El poeta cubano Frank Castell ha publicado un nuevo libro en la Editorial Sanlope de Las Tunas, Cuba.
A decir de Tony Borrego, se trata de un "libro revelador, de oficio valioso que aporta en acabado palpable, mesurado y escrito en décimas". En él homenajea a varias figuras de la poesía cubana y universal y como primicia, el poeta nos ofrece para estos espacios de la red su estremecedor Desde la calle fría, dedicado a Miguel Hernández, a partir del cual se siente a golpes certeros de belleza que la Eternidad acontece en la Poesía.


DESDE LA CALLE FRÍA

                                           Miguel Hernández
Vuelves, Miguel, a la vida
sin importarte que el miedo
es un animal tan ciego
como el dolor que respiras.
Nadie comprende la risa
del golpe, la tos y el hambre.
El mundo no pudo darte
una verdad menos triste.
Y fue tu canto imposible
en la voz del caminante.

España, Lorca, el vacío,
una mudez, un disparo,
la tierra y el desamparo,
sangre del eterno río.
España, espejo sombrío
que te arrancó la quimera,
la madre, el hijo, la espera,
muertes de un morir profundo,
la eternidad de un segundo
lanzada sobre la hoguera.

¿Quién responde la pregunta
mortal de un pájaro herido
cuando se pierde el camino
y la muerte se desnuda?
¿Quién apuesta, quién augura
otro país, otro acierto
otra verdad, otro cielo
sin importarle el naufragio,
o el signo de algún humano
corazón desde el silencio?

Nunca apagaste la voz,
niño yuntero sin tierra
para enfrentar a la guerra
que te hizo ausente y feroz.
Nunca olvidaste que Dios
estuvo bajo tu piel,
que la verdad siempre es fiel
y la vida incierta y corta.
Tú vives, ya nada importa.
Eres eterno, Miguel.

(C) Frank Castell
"Final del día".
Editorial Sanlope. Las Tunas, Cuba, 2012
Voz: María García Esperón
Música: Chris Spheeris
2012


Más información »

Escribir para el futuro: Frank Castell

lunes, septiembre 24, 2012
Frank Castel

Frank Castell es un joven poeta cubano. Su honda y muy personal palabra se levanta como una pura voz desde su isla para el mundo, entonando la belleza de la aventura humana, con sus limitaciones y su dolor, su esperanza y su vuelo. En este mes de septiembre se le han dedicado las Jornadas de la Literatura de Puerto Padre y el poeta periodista y amigo Jorge Luis Peña Reyes ha realizado los siguientes documentos que a través de Radio Libertad permiten conocer más la humanidad y la palabra de Frank Castell. (María García Esperón)


Fuente: Radio Libertad
Frank Castell Escribir Para El Futuro
Más información »

Corazón de barco. Grupo Kereya

martes, agosto 21, 2012
0 comentarios

Corazón de barco
Frank Castell
Musicalizado por el Grupo Kereya de Puerto Padre, Cuba

Los barcos se marchan
nos queda saborear
y abandonar por siempre
ese minuto.

Hijo no te vayas
quédate a soñar
quizá nadie te espere
tras el muro

Sueña y espera
utiliza esa libertad
Sueña y espera

Los barcos se marchan
se nos muere otra mitad
los ancianos callan de fracaso
frágil el oficio
de crecer mirando el mar
cuando al corazón le falta espacio

Sueña y espera
utiliza esa libertad.
Sueña y espera.

Unos dicen patria
otros dicen libertad
y ojalá el camino encuentre Roma

y aunque en esta orilla
los intentos duelen más
Dios nos da sus barcos
y el mar las olas.

(C) Frank Castell
(C) Grupo Kereya
2012

Más información »

Malecón

jueves, julio 12, 2012
0 comentarios


MALECÓN

A la orilla del mar sentado y ciego
El infinito azar los hilos mueve.
Raúl Hernández Novás

Los barcos son ciudades que se marchan.
Mirarlos es saborear
el sueño de partir
y abandonar por siempre este minuto.
Todos se han reunido como espectadores
de una película vacía.
Han llorado el aire,
el verde anclado en sus costumbres.
"No vayas hijo,
deja el azul para las aves".
Pero mamá ignoró las estampidas
y no era yo el muchacho
en busca de suerte,
esa medalla apenas distinguible.
Tampoco el pescador
o el poeta vencido por un batir de alas,
ni el jardinero con su voz ausente.
Los elegidos reían desde sus rones importados,
y las puertas simulaban
un país virtual
de refrescos amargos como la ley.
¿Y Dios?
Dios era el barco,
Dios se alejaba
llevándose la duda y la razón
para dejarnos huérfanos.
Los barcos ya no están y es una lástima
que el malecón enferme de tanta soledad.


(C) Frank Castell
Corazón de barco
Voz: María García Esperón
Música: L. Einaudi
2012
Más información »

Frank Castell y María Liliana Celorrio en la tertulia Aire de Luz en La Habana

viernes, junio 29, 2012
0 comentarios
Frank Castell con Basilia Papastamatíu en la Librería Fayad Jamís en La Habana
Foto: Cuba Literaria

Fuente: Cubaliteraria

Las Tunas, cerca del mundo y cerca de Aire de Luz

Yohamna Depestre Corcho, 13 de junio de 2012


Aire de Luz, tertulia que sesiona los primeros jueves de cada mes en la librería Fayad Jamís, se hizo eco de la mejor poesía tunera representada por María Liliana Celorrio y Frank Castell.

Antes de comenzar el recital, María Liliana obsequió la plaquette «Rayuela» a Basilia Papastamatíu; impreso que recoge el poema galardonado años atrás por la conductora del espacio, y que sirviera de motivo para ambas conocerse.

Basilia Papastamatíu valoró la lírica de esta joven creadora como:

«En la poesía de María Liliana Celorrio, que conocimos después de haber leído con entusiasmo su narrativa, encontramos al igual que en esta, una irrupción libre y desenfadada de la realidad. Y cuando digo realidad, en su caso, se trata primero ante todo, de la propia realidad de la autora, comenzando por su propio yo, su propia corporeidad, como materia y como sensibilidad […] Y su escritura se vale para ello, al mismo tiempo, tanto de formas versales clásicas como de las formas más coloquiales y duras del lenguaje oral. Porque la poesía todo lo legitima cuando es buena».

Para iniciar su lectura la poeta escogió: «Elogios de las palabras», «Musgo verde» y un texto dedicado a su hijo «Carrusel de la casa».

Al referirse a la poética del segundo invitado Basilia expresó:

«En los poemas de Frank Castell siempre me ha llamado la atención ese sentimiento de desarraigo existencial que denotan, como un sentimiento permanente de no pertenencia, o, mejor dicho, de no permanencia en un solo lugar; es decir de estar sin estar o poder estar, o deseando al mismo tiempo volar, navegar, traspasar, trascender espacios, incluso la atracción del salto al vacío, o sea el salto a la nada: se trata de una pasión por la lejanía, lo desconocido, […] pero, al mismo tiempo, se advierte el desgano del desarraigo, el amor por lo que se tiene y se deja; quedaría atrás lo más entrañable, surgiría el padecimiento de la necesidad del regreso, la angustia de la pérdida definitiva, que se parece tanto a la eternidad de la muerte, a la desaparición absoluta. Y todo esto lo comunica el autor, en un lenguaje pulcro, elegante, que no excluye citas de escritores afines, de historias reales o mitológicas que le son tan caras como su propia vida».

Castell eligió, para su lectura: «La nube en los bolsillos», «Heredia y yo», «Mirar al vacío», «Esperando a los bárbaros» y «La suerte y el olvido».

En la segunda parte del recital, la Celorrio dio lectura a un excelente poema: «Del amante». Los versos se destacaron mucho más por la apasionada declamación. Luego siguieron los textos «Patria» y «Tengan piedad de los poetas».

Por su parte, su coterráneo, no quedó mal parado por su modo de declamar; con soltura, e igual apasionamiento, recitó: «Final del día», «Lejos de Dios», «Tardes paralelas» y «La fe».

Además de hacer al público partícipe de sus composiciones, los dos poetas revelaron interioridades del mundo imaginario y real del que se nutren. María Liliana confesó cómo era gobernada por la poesía y su reacción cuando la musa le susurraba al oído. Ya al final, el también novelista y guionista de teatro dijo no perdornarle a un escritor el que no afrontara su tiempo, lo increpara, y no fuese identificado a través de sus libros con una voz propia.
Más información »

Fotografías, postales y un país

jueves, enero 12, 2012
0 comentarios

Navegantes de lejanas tierras
,¿quién ha dicho que mi patria es solamente el milagro?
¿Quién asegura el otro sueño,
la razón más pura que me guía?
Las tardes reconfortan
cuando deambulo
y nadie me pregunta por el porvenir.
Ustedes no entienden,
nunca entienden
porque han salido a buscar el aire limpio
de un país minúsculo.
Qué les importa el parque donde no existe Dios,
solo un mendigo debajo del almendro.
Tampoco entienden los poemas
o las imágenes
que sus cámaras desnudan.
Qué pueden saber de este país,
paraíso de una foto vacía y eterna.


(C) Frank Castell
Lejos de Dios
Más información »
 

Un miravoz de

Quijotes 2013

Páginas vistas en total

Frank Castell

Frank Castell

© 2010 Corazón de barco Design by Dzignine
In Collaboration with Edde SandsPingLebanese Girls